La importancia de la motivación

maestra

Si niñas y niños son curiosos por naturaleza, ¿por qué muchos se pasan el día diciendo que aprender es aburrido? ¿Qué pasa en su cole? ¿Por qué tenemos la sensación de que muchas escuelas no motivan?

La desmotivación del alumnado, su falta de interés por aprender, es objeto continuo de debate y reproches entre la comunidad educativa. Para algunos progenitores, la falta de motivación de los estudiantes es culpa de la escuela, que no se ha adaptado a los cambios sociales, y de los profesores, que se han quedado obsoletos, están deprimidos o estresados y no tienen autoridad. Para algunos profesores, los responsables son los padres porque no inculcan cultura del esfuerzo a sus vástagos y estos rechazan cualquier actividad que no les divierta o que exija esfuerzo.

El debate está abierto….

En todo caso, me encanta esta viñeta para tratar de ilustrar lo importante que es que maestras y maestros se esfuercen por motivar al alumnado, por abrir ventanas allí donde sólo se ven muros…

¡Lassie, busca ayuda!

lassie

Tengo que reconocer que en general me acerco a las asignaturas que tienen que ver con la Psicología con cierta precaución….

En ocasiones, me parece que “patologizamos” situaciones, conductas, que tienen que ver más con el entorno, con las emociones normales que provoca el día a día, que con verdaderos “problemas” psicológicas.

Por eso me ha hecho mucha gracia esta viñeta… El pobre Lassie, acostumbrado ya (como lo estamos muchas) a que los problemas se resuelvan mediante la ayuda de un psicólogo… ¡no sabe actuar solo ni aplicar el sentido común!!

No obstante, es del todo cierto que en el campo de la enseñanza el conocimiento de los procesos de aprendizaje es fundamental. De hecho, personalmente, no sólo me ha resultado  interesante, sino que estoy convencida de que tendré que profundizar más en la materia en el futuro si finalmente consigo ejercer como maestra.

El mundo necesita todo tipo de mentes

Quiero de nuevo compartir un video que me ha hecho pensar mucho acerca de las distintas concepciones que tenemos de la integración, de las diferentes capacidades, de las necesidades educativas especiales….

Me gustaría, antes de nada, introducir brevemente a la persona que vereis en el video.

Temple Grandin (nacida el 29 de agosto de 1947 en Boston) es una zoóloga, etóloga y profesora de la Universidasd de Colorado. Actualmente es profesora de comportamiento animal en la Universidad de Colorado. Además, es autora de libros como Thinking in Pictures e Interpretar a los animales.

Es una gran defensora del bienestar de los animales, sobre todo de los animales explotados por la industria ganadera. Ha reformado mataderos y ranchos a lo ancho y largo de los Estados Unidos en defensa de una vida y una muerte digna de los sujetos.

Debido a su condición de autismo, considera que el pensamiento de una persona con esta condición es una especie de apeadero entre el pensamiento animal y el humano. Esto la ha llevado a realizar experimentación y a profundizar no sólo en la  etología sino también en la neuropsicología.

Aunque el nacimiento de Temple Grandin fue normal, el desa0pego progenitor se manifestó, a los seis meses, cuando su madre empezó a notar que rechazaba los abrazos. Más tarde se hizo evidente que la pequeña Temple no soportaba que la tocaran.

A los tres años, los médicos dijeron que tenía daño cerebral. A los 16 años fue a pasar unos días a la granja de ganado de su tío y allí se fijó en una máquina que se usaba para tranquilizar al ganado cuando venía el veterinario a explorarlos: dos placas metálicas que comprimían a las reses por los lados. La presión suave parecía relajarlas. Entonces pensó en hacer un artilugio semejante para ella: una máquina de dar abrazos. Lo que le proporcionaría el estímulo táctil que tanto necesitaba pero que no podía obtener porque no soportaba el contacto físico con las personas.

Poco después entró en una escuela especial para niños con problemas emocionales, y sus profesores la animaron a que construyera la máquina. La máquina permitiría a la persona que la usara controlar la duración y la intensidad del “abrazo” mecánico. Así Temple realizó experimentos que la animaron a matricularse en la universidad. También se convirtió en parte de su propia terapia. La ayudaba a relajarse y le sirvió para empezar a sentir cierta empatía hacia los demás. Hoy hay clínicas para tratamiento de niños autistas que utilizan la máquina inventada por Temple.

Decidió estudiar psicología y especializarse en comportamiento animal dada su estrecha relación con los animales. En la adolescencia, parte de la terapia pasaba por montar y cuidar a caballos. Pero ella pronto descubrió que éstos también tenían problemas emocionales, lo que la inspiró a dedicar su vida a la mejora del bienestar animal.

Temple Grandin tiene ahora 65 años y es una referencia tanto en bienestar animal como entre la comunidad autista.

El neuropsiquiatra Oliver Sacks dedicó un capítulo en Un antropólogo en Marte a la vida de Temple. Su libro fue la primera narración sobre el autismo contada desde dentro. Hasta entonces, tanto médicos como familiares de personas con autismo habían pensado que dentro del pensamiento de una persona con autismo no había nada. La autobiografía de Temple, publicada en 1986, asombró al mundo.

Espero que esta pequeña introducción os haya alimentado las ganas de ver el video de Temple Grandin. A mi, desde luego, me parece interesantísimo.

Podeis ver el video en el siguiente enlace:

Temple Grandin: el mundo necesita todo tipo de mentes

Sí a la creatividad

Algunas personas tenemos cierto complejo de no ser excesivamente creativas, de ser demasiado convencionales en nuestras propuestas…. Sin embargo, aunque evidentemente existen personas cuya creatividad se deja ver a cada instante y en cada situación, no debemos pensar que las demás no podemos ser igualmente originales….

La creatividad también se trabaja, y maestras y maestros tienen mucha responsabilidad en este sentido.

Ahí van algunas pistas…

cretaividad

Un corto recortado

Las consecuencias de los recortes en educación son abordadas, con mucho mucho humor, por el alumnado y profesorado de un colegio público de una pequeña localidad de Teruel.

La verdad es qeu la idea nos ha parecido excelente, puesto que estamos seguros de que en ella han intervenido todos con muchisima ilusión y que ha servido para practicar el trabajo en equipo, la concienciación social, la motivación….

Os invitamos a verlo, es realmente estupendo:

Profesor Lazhar

De nuevo recurro al cine para ilustrar ciertas reflexiones motivadas por los estudios de Magisterio. Este vez le toca al film “Profesor Lazhar”, película canadiense que me cautivó desde el principio.
El punto de partida es impactante (el suicidio no explicado de una profesora en el aula de un colegio de Montreal), suceso que sobrevuela el resto del metraje y condiciona el comportamiento de todos los personajes que protagonizan la película. Al mismo tiempo, y de una manera aparentemente casual, aparece Bachir Lazhar, sustituto de la profesora fallecida, un inmigrante argelino de 55 años que intenta sobreponerse al reciente asesinato de su mujer e hijas en su país de origen. Profesor Lazhar aborda el sentimiento de pérdida (y, más aún, la recuperación de esa pérdida) tanto desde la perspectiva adulta (Lazhar ha perdido a su familia) como de los niños (la pérdida de la profesora).
Reflexiona también sobre la educación y sus cambios, destacando la labor de las y los docentes, que contrasta contrasta con las pegas impuestas por la burocracia y por los propios padres de los chicos (“Preferimos que se limite a enseñar, no a educar a nuestra hija”). Es importante como se refleja el miedo de los profesores a salirse de las normas en el trato con los alumnos, como el que refleja el profesor de gimnasia cuando se refiere a la prohibición de tener contacto físico alguno con ellos:  “Hoy se trabaja con los niños igual que con los residuos radiactivos. Manos fuera o te vas a quemar (…) Intenta enseñarles cómo saltar al potro sin tocarlos”.

Finalmente, queremos terminar con las palabras del Profesor Lazhar a sus niñas y niños: “El aula es un espacio, un lugar, de amistad, de trabajo, de modales. Sí, de buenos modales. Un lugar donde hay vida, donde consagramos la vida, donde damos vida. No un lugar donde contagiar nuestra desesperación a toda una escuela.”